Consejos de lavado

Consejos para lavar de forma sostenible

Desde clasificar tu ropa y la elegir el detergente adecuado hasta el proceso de secado: aquí encontrarás consejos muy útiles.

Clasificación de la ropa

Clasifica de la ropa según:

  • Tipo de tejido: no laves tejidos delicados, como lana o seda, con otros tejidos más resistentes, como toallas.
  • Temperatura de lavado: ten en cuenta los símbolos de cuidado que aparecen en las etiquetas de la ropa. En ellas encontrarás información sobre la temperatura a la que se pueden lavar los tejidos.
  •  Nivel de suciedad: no laves la ropa poco sucia o que se ha usado muy poco con otros tejidos muy sucios.
  • El color: separa la ropa blanca de la de color. Las prendas de color rojo y negro tienden a desteñir al lavarlas por lo que es recomendable lavarlas con otras prendas de colores parecidos.

Ten en cuenta las instrucciones de las etiquetas.

 

Cargar la lavadora

Si cargas la lavadora correctamente, ahorrarás dinero y energía. Si la lavadora está demasiado llena, las prendas no pueden girar bien en el tambor y es díficil tener una colada completamente limpia. Mientras que si pones muy poca ropa en la lavadora, tendrás un gasto energético innecesario.

Regla de oro para un ciclo de lavado normal : debe ser posible meter la mano abierta y levantada en el tambor,  por encima de la ropa. En el caso de prendas delicadas o de lana, no se debe superar la mitad del tambor.

Asimismo, ten en cuenta las recomendaciones del fabricante en lo referente a la utilización de la lavadora para seleccionar los distintos programas de lavado.

¿Detergente en gel o en polvo?

No debemos plantearnos esta duda como una elección entre uno y otro, sino que podemos combinar el uso de ambos para aprovechar las ventajas de cada producto.

La mayor diferencia entre uno y otro radica en sus componentes, pero su capacidad limpiadora es muy similar. Ambos aseguran una limpieza segura en tu ropa, tanto blanca como de color.

Mientras los detergente líquidos tienden a dispersarse rápidamente en el bombo y actuar casi inmediatamente, el polvo necesita un poco más de tiempo para disolverse antes de resultar activo. Por eso, un consejo a la hora de poner tu colada es que si seleccionas temperaturas más bajas del agua, es preferible usar detergente líquido. Los detergentes líquidos son más sencillos de dosificar y pueden resultar más cómodos por su menor peso y tamaño.

Para ropa blanca lo más recomendable para prolongar la vida de la prenda y mantener el blanco más intenso es usar un detergente en polvo, o un gel especial para prendas blancas y claras, como el nuevo WiPP Express Blanco Total.

Si las prendas son de colores muy vivos, es mejor usar un gel ya que ayudará a conservar la intensidad de los colores durante más tiempo.

Para prendas negras, puedes usar un gel especialista como Micolor Black, o tu detergente habitual, mejor en formato gel.

En todo caso, si las manchas son muy difíciles, usa un detergente en polvo, y pon el agua a una temperatura más elevada. Recuerda siempre separar la ropa según los colores, revisar las etiquetas de las prendas y leer las instrucciones de dosificación del fabricante.

Dosificación del detergente y aditivos

Localiza las instrucciones sobre dosificación en cada envase de Wipp Express.


En esta página encontrarás una lista de consejos útiles adicionales:

  • La cantidad correcta de detergente para la ropa depende de la dureza del agua de la zona y del nivel de suciedad de los tejidos. La cantidad recomendada es fácil de encontrar en la tabla de dosificación del producto.
  • La empresa de suministro de agua puede proporcionarte más información sobre la dureza del agua de su zona. Encontrarás sus datos de contacto en las facturas o en internet.
  • Si tienes una lavadora con una capacidad de más de 5 kg, lee la  información específica sobre las cantidades de dosificación adicional para lavadoras grandes en nuestros productos.
  • ¿Aún tienes dudas sobre dónde verter cada producto? Recuerda verter el detergente y los aditivos sin lejía en la cubeta del detergente,  la lejía en la cubeta de la lejía y el suavizante en la cubeta del suavizante.

Elección del programa de lavado y temperatura

Prelavado: el tratamiento de prelavado solo es necesario para la ropa que está muy sucia.

Ciclo de lavado: selecciona el ciclo y la temperatura de lavado según el tipo de tejido y el nivel de suciedad de la ropa que vas a lavar. Encontrarás más información en las etiquetas de las prendas.

Ciclo de centrifugado:  los distintos programas de lavado regulan de forma automática el centrifugado. No obstante, procura reducir manualmente el centrifugado (a menos revoluciones) u omitirlo completamente cuando laves prendas delicadas.

Después del lavado: secado y planchado

Saca la ropa de la lavadora lo más rápido posible después del lavado y ponla a secar; de este modo evitarás que la colada húmeda tenga un olor desagradable. Además, así se arruga menos, por lo que ahorrarás energía y esfuerzos en el momento de planchar.

Secado al aire libre
A poder ser, tiende la ropa nada más lavarla. Así se evitan las manchas de moho y la aparición de arrugas innecesarias. Estira la colada cuando la tiendas para que luego resulte más sencillo plancharla. Las camisas y las blusas se pueden secar colgadas de una percha. Pon las prendas de lana y de seda en horizontal para que se sequen y no las dejes secar al sol.

Secado en la secadora
La secadora no solo te evita el trabajo de tender la ropa, sino que las toallas, por ejemplo, quedan también más suaves y agradables en la secadora. Aun así, no meter prendas delicadas en la secadora. Los símbolos de cuidado detallan si las prendas son adecuadas para la secadora.