WippExpress

Después del lavado

Cómo tratar la ropa después de lavarla

Una vez finalizado el ciclo de lavado, procura sacar la ropa de la lavadora lo antes posible para ponerla a secar. Así evitarás que la humedad de la ropa genere olores desagradables. También te ayudará a prevenir la formación de arrugas y facilitará el posterior planchado, de modo que ahorrarás electricidad.

Secado al aire libre
Si puedes, tiende la ropa inmediatamente después de que acabe la lavadora. Esto evita la aparición de manchas de moho y arrugas innecesarias. Si extiendes bien la ropa y le das forma al colgarla, luego te resultará más fácil plancharla. Las camisas y las blusas se pueden colocar en una percha para tenderlas. Las prendas de lana o seda es mejor ponerlas a secar sobre una superficie plana y sin que les dé el sol.

Secado en la secadora
La secadora no solo te ayuda a ahorrar tiempo tendiendo la ropa. Las toallas, por ejemplo, tienen un tacto más suave y agradable cuando se secan en la secadora. Por otra parte, hay que tener mucho cuidado de no meter en la secadora prendas delicadas. Los símbolos de lavado de la prenda te indicarán si se puede meter en la secadora.